ITSP-ICIUSA-Teologia

Las materias de Teologia del Instituto Teologico San Pablo

Teologia I. Unidad II

OBJETIVO: El alumno cimentará su fe en Dios a través de la evaluación de tres argumentos de Su existencia y del conocimiento  basico de algunas de sus caracteristicas esenciales.

LA REVELACION DE DIOS
Históricamente, las dos vías por las cuales Dios ha iniciado la revelación de Sí mismo se han denominado revelación general y revelación especial. La revelación general comprende todo lo que Dios ha revelado en el mundo que nos rodea, aun al hombre; mientras que la revelación especial incluye los varios medios que El usó para comunicar Su mensaje en lo que fue codificado en la Biblia. Algunas veces la revelación general es denominada teología natural y la revelación especial, teología revelada. Pero, por supuesto, lo que es revelado en la naturaleza también es teología revelada. Algunos escritores usan la clasificación de prelapsaria (antes de la caída) para la revelación general y postlapsaria o sóterica (de la salvación) para la revelación especial. Pero ambas, la revelación general y la especial son (a) de Dios y (b) tocante a Dios.
La revelación general provee evidencias de la existencia de Dios. La especial, por otro lado, da por sentada Su existencia.
I. LAS CARACTERISTICAS
DE LA REVELACION NATURAL

La revelación general es exactamente eso —general. Es general en su alcance; es decir, ella alcanza a todas las personas (Mateo 5:45; Hechos 14:17). Es general en su geografía; es decir abarca la tierra entera (Salmo 19:2). Es general en su metodología; es decir, emplea medios universales como el calor del sol (vv. 4–6) y la conciencia humana (Romanos 2:14–15). Simplemente porque es una revelación que así afecta a todas las personas dondequiera que estén y dondequiera que hayan vivido, ella puede traer luz y verdad a todos; o, si se rechaza, trae condenación.
II. LAS VIAS DE LA REVELACION GENERAL
La revelación general llega al hombre en varias maneras.
A. Por medio de la creación (Argumento Cosmologico)
1. Afirmación. Simplemente afirmada, esta línea de argumentación (el argumento cosmológico para la existencia de Dios) señala que el universo que nos rodea es un efecto, lo cual implica una causa adecuada.
2. Presuposiciones. Esta línea de argumentación depende de tres presuposiciones: (a) cada efecto tiene una causa; (b) el efecto causado depende de la causa para su existencia; y (c) la naturaleza no se puede originar por sí misma.
3. Desarrollo. Si algo existe ahora (el cosmos), entonces o llegó a ser de la nada o se originó de algo que tiene que ser eterno. Lo eterno, en la segunda opción, pudiera ser o el cosmos mismo que fuera eterno, o el azar como principio eterno, o Dios el Ser eterno.
Decir que el universo se originó de la nada significaría que fue autocreado. Esto es una contradicción lógica, porque para que algo sea autocreado tiene que existir y no existir a la vez en la misma manera. Además, la autocreación nunca se ha demostrado ni se ha observado científicamente. Una variación del punto de vista que mantiene la eternidad de la materia es la Teoría del Estado Constante, la cual sugiere que la materia es constantemente creada cerca del centro del universo y destruida en el perímetro exterior del espacio. Pero, no hay evidencia para respaldar esta teoría, y si fuese cierta, violaría la ley de conservación de masa y energía.
¿No se aplica la ley de causa y efecto a Dios también? ¿No es El también un efecto que requirió una causa? La respuesta es no, porque Dios no es un efecto (un efecto es algo que requiere una causa) porque El es eterno.
Si el cosmos no se generó a sí mismo, entonces tiene que existir algo eterno que lo causó. Una opción es que el proceso cósmico mismo es eterno, opción que apenas se mantiene. Más bien, casi todos mantienen que el universo tuvo un principio, aparte del tiempo que haya pasado desde entonces.
Otra opción es que existiera un principio eterno de azar o de inteligencia ciega. Creer esta opción requiere una gran cantidad de fe. Puede demostrarse matemáticamente que lo que vemos hoy en el universo no pudo haberse producido fortuitamente. Pero aun si hubiera podido producir las moléculas y los átomos, la “materia” del universo, ¿podría tal principio no viviente haber producido los aspectos psíquicos y espirituales de la vida?
La tercera opción es la teísta; es decir, que el Ser eterno que hizo el universo es Dios. Esto no significa que el universo revela todos los detalles del carácter de este Ser eterno, pero sí que existe un Ser viviente, poderoso, e inteligente que creó al universo. Viviente, porque lo que no tiene vida no puede producir vida. Poderoso, por razón de la misma naturaleza de lo que fue formado. Inteligente, por razón del orden y el arreglo del cosmos, cosas que el azar no pudiera haber generado.
4. La Escritura. Dos pasajes clave de la Escritura enseñan que la creación es una vía de revelación.
a. Salmo 19:1–6. En este salmo David escribió de (1) la naturaleza continua de la revelación por medio de la creación (vv. 1–2). Los verbos expresan acción continua, indicando que los cielos, la expansión, el día, y la noche continuamente hablan de la gloria de Dios. El también escribió que (2) el centro o la esfera de esta revelación es el universo: los cielos y la tierra (v. 4), (3) en carácter esta revelación es muy clara aunque no es verbal (v. 3), y (4) su alcance llega a todos los lugares y a toda persona (vv. 4–6). Ella cubre la tierra entera y cada persona la puede conocer. La mayor parte de las personas pueden ver el sol y el ciclo del día y la noche, pero aun las personas ciegas pueden sentir el calor del sol (v. 6). Esta revelación debe generar preguntas en la mente de las personas. ¿De dónde viene este calor? ¿Quién hizo el sol? (5) También el contenido de esta revelación lleva en sí dos aspectos. Nos dice algo acerca de la gloria de Dios y la grandeza de Dios.
b. Romanos 1:18–32. En este pasaje clave el énfasis está en la revelación de la ira de Dios porque la humanidad rechaza lo que se puede conocer de El por la vía de la creación.
(1) La revelación de Su ira (v. 18). La ira de Dios se revela contra todos los que suprimen la verdad y practican la impiedad. Los aspectos particulares de cómo Su ira se revela se enumeran en los versículos 24–32.
(2) Las razones para Su ira (vv. 19–23). Las razones son dos: se puede conocer algo acerca de Dios, pero en vez de recibir esta verdad, las personas rechazaron la revelación y, por cierto, la pervirtieron. “Las cosas hechas” (v. 20), el cosmos, claramente revela (y lo ha hecho desde el principio de la creación) el poder de Dios y Su naturaleza divina. En otras palabras, toda la humanidad debe de conocer por observar al universo que le rodea que existe un Ser supremo. Pero en lugar de ello la humanidad rechaza esa verdad y hace ídolos sobre los cuales ella es suprema.
(3) El resultado de Su ira (vv. 23–32). Porque la humanidad rechazó la revelación general, Dios la entregó (vv. 24, 26, 28). Algunos creen que esto significa una entrega permisiva de las personas para que ellos sufran las consecuencias retributivas de su pecado. Pero el verbo está en la voz activa en los versículos 24, 26 y 28. Otros toman este verbo en un sentido privativo; es decir, que Dios privó al hombre de Su obra de la gracia común. Aun otros sienten que esto es un acto positivo y judicial de parte de Dios de entregar a las personas al juicio. Esto incluye el sentido privativo pero es más activo que el punto de vista permisivo. Al mismo tiempo las personas son responsables por sus acciones pecaminosas (Efesios 4:19 usa el mismo verbo). El hombre es justamente condenado porque no recibe lo que Dios le dice acerca de Sí mismo por medio de la creación.
Norman Geisler ha hecho una nueva exposición del argumento cosmológico en la siguiente forma (Philosophy of Religion [Grand Rapids: Zondervan, 1981], pp. 190–208).
(a) Algun(os) ser(es) limitado(s) y cambiante(s) existe(n). El negar esto requiere una negación hecha por un ser existente, así que se derrota por sí misma.
(b) La existencia presente de cada ser cambiante y limitado es causada por otro. La potencialidad para la existencia solamente puede ser realizada por una existencia más allá de ella.
(c) No puede existir un retroceso infinito de causas de ser.
(d) Por lo tanto, hay una primera Causa de la existencia presente de estos seres.
(e) Esta primera Causa tiene que ser infinita, necesaria, eterna, simple, inalterable y única.
(f) Al comparar el Ser que esta línea de argumentación respalda, con el Dios de las Escrituras, llegamos a la conclusión de que son idénticos.

B. Por medio de la organización
1. Afirmación. El propósito, el orden, el diseño que observamos en el mundo, exige que haya habido un diseñador. La presentación más popular de este argumento teleológico se encontró en Natural Theology de William Paley (1802) que incluye su ilustración de que la organización de un reloj demanda la existencia de un relojero. De igual manera, la organización del mundo requiere de alguien que lo planeara.
2. Desarrollo. Para ser más efectivo, el argumento teleológico debe enfocarse en los aspectos más amplios del diseño en la naturaleza, más bien que en los detalles. Para usar una de las ilustraciones de Buswell (A Systematic Theology of the Christian Religion, [Grand Rapids: Zondervan, 1962], p. 87), el hecho de que no haya dos copos de nieve iguales es mucho menos probatorio del propósito y diseño de Dios para el mundo, que el lugar importante que ocupa la nieve en el ciclo de las estaciones y la provisión de humedad para la tierra. Además, algunas de las especies en la naturaleza no tienen sentido para nosotros, muchas veces a causa de la obra del mal. Pero el cuadro general es de orden y diseño. La acción fortuita nunca hubiera podido producir la organización tan completa que observamos en el mundo.
3. La Escritura. El Salmo 19:2 declara que el mundo es evidencia del conocimiento del Creador. Cuando las personas de Listra estaban a punto de ofrecerles sacrificios a Pablo y Bernabé, porque creían que ellos dos eran dioses, Pablo los restringió usando este argumento teleológico de la existencia del Dios verdadero (Hechos 14:15–18). El mundo presenta el ciclo de las estaciones y el regalo de la lluvia para darle a la humanidad comida y alegría. Pablo dijo que este orden en la naturaleza sirve de testimonio a la existencia del Dios viviente y verdadero.
C. El hombre (Argumento Moral)
1. Afirmación. ¿Cómo se puede explicar que el hombre, un ser moral, inteligente, y viviente pudiera existir aparte de un Dios moral, inteligente, y viviente?
2. Desarrollo. Este argumento llamado antropológico, de la existencia de Dios, algunas veces se divide en varias maneras. Buswell, por ejemplo, separa el argumento antropológico (Dios crea el hombre a Su imagen) y el argumento moral (cómo originaron las ideas del bien y del mal) (Systematic Theology, pp. 90–1). Dale Moody The Word of Truth [Grand Rapids: Eerdmans, 1981], pp. 83–4) divide este argumento básico en cuatro partes: el argumento moral, la presencia de la mente, la personalidad total (es decir, el alma), y la conciencia religiosa. Estas divisiones, a mi parecer, son solamente aspectos del argumento básico antropológico, puesto que todos tienen que ver con el hombre. Así que, cualquiera que sea la faceta del ser o la experiencia del hombre que se enfatice, sigue siendo un aspecto del hombre y pertenece propiamente al argumento antropológico.
Las varias facetas del hombre y todas ellas juntas exigen alguna explicación en cuanto a su origen, y abogan a favor de la existencia de un ser moral, inteligente y viviente que pudiera haber producido al hombre. Las fuerzas materiales, inanimadas o inconscientes difícilmente pudieran haber producido al hombre. La evolución no puede producir el alma, la conciencia o los instintos religiosos. Los ídolos sin vida no generan seres vivientes.
3. La Escritura. El salmista declaró: “El que hizo el oído, ¿no oirá? El que formó el ojo, ¿no verá?” (Salmo 94:9). En otras palabras, una criatura viviente e inteligente aboga a favor de un Creador viviente e inteligente.
En el Areópago Pablo empleó el mismo razonamiento. El argumentó que si somos la prole de Dios, entonces Dios no puede ser como un ídolo de oro o de plata que la prole misma formó (Hechos 17:28–29). El, como Su prole, tiene que ser viviente e inteligente.
D. El Ser (Argumento Ontologico)
El argumento ontológico (es decir, el argumento basado en el estudio del “ser”) se ha presentado en varias formas por Anselmo, Descartes, y otros, y ha sido aceptado por algunos (Hegel) y rechazado por otros (Kant).
1. Afirmación. El argumento se desarrolla así: (a) tenemos una idea de un Ser Más Perfecto; (b) la idea de un Ser Más Perfecto incluye la existencia, ya que un Ser, de otra manera perfecto, que no existiera no sería tan perfecto como un Ser que sí existiera; (e) por lo tanto, puesto que la idea de la existencia se haya implicada en la idea del Ser Más Perfecto, ese Ser Más Perfecto tiene que existir.
2. Discusión. Mientras que el argumento es deductivo, hay en él un aspecto inductivo. ¿De dónde proviene la idea de Dios? No todas las ideas que tienen las personas corresponden a una realidad ontológica. Pero las ideas sí tienen causas y se les tiene que dar consideración. La idea de un hada de dientes existe pero no comprueba la realidad de un hada de dientes. No obstante, se puede considerar la idea. En forma similar existe la idea de Dios. ¿Cómo se puede considerar esta idea? Este es el aspecto inductivo del argumento. Y lo esencial es que la información no teísta no puede explicar esta idea.
E. El argumento teleologico (a partir del diseño o propósito)
1) Todos los diseños implican un diseñador
2) Hay un gran diseño en el universo
3) Por lo tanto, debe existir un gran diseñador del universo 

En otras palabras, vemos un gran orden y diseño en el universo (por ejemplo, las galaxias, los planetas, animales, plantas, el cuerpo humano, etc.) Y también sabemos que en cuanto más complejo el diseño, más inteligente su diseñador. Por lo tanto, el diseñador del universo debe ser una persona muy inteligente. Pero ¿por qué deducimos que este diseñador es una persona? Solamente una persona puede tener una mente (con la capacidad de pensar y diseñar.) Una fuerza impersonal no puede pensar ni diseñar nada porque carece de una mente. Así que, este argumento nos indica que el diseñador del universo es un ser personal y muy inteligente.

Algunos dirán que la casualidad puede crear, por lo tanto, no necesitamos un diseñador para explicar el gran diseño que encontramos en la creación. Pero la realidad es que las probabilidades de que el universo haya surgido por mera casualidad son astronómicamente bajas. ¡Por ejemplo, para que un organismo unicelular aparezca por mera casualidad, las probabilidades son 1 en 10^40,000! Creo que es más razonable creer en un gran diseñador del universo que en la casualidad.

Además, la casualidad (que es algo impersonal) no puede crear nada. Solamente una mente inteligente tiene la capacidad de crear.

III. EL CONTENIDO DE LA REVELACION GENERAL
Los pasajes bíblicos pertinentes nos declaran autorizadamente lo que se puede aprender de la revelación general. Esto no es decir que todo el mundo comprenderá todas o algunas de estas cosas, pero éstas son las que Dios ha comunicado por medio de las varias vías de la revelación general:
1.     Su gloria (Salmo 19:1)
2.     Su poder de obrar en la creación del universo (v. 1)
3.     Su supremacía (Romanos 1:20)
4.     Su naturaleza divina (v. 20)
5.     Su control providencial de la naturaleza (Hechos 14:17)
6.     Su bondad (Mateo 5:45)
7.     Su inteligencia (Hechos 17:29)
8.     Su existencia viviente (v. 28)
IV. EL VALOR DE LA REVELACION GENERAL
En determinar el valor de la revelación general la gente corre el riesgo de sobrestimarlo o subestimarlo. Algunos dan la impresión, a lo menos, de que lo revelado por medio de la revelación general demuestra la existencia del Dios verdadero de la Biblia. Esto parece sobrestimar su valor. Otros no le atribuyen valor alguno, pero esto es incorrecto, ya que la Biblia sí refleja el uso de estos argumentos. ¿Cuál, pues, es su propio valor?
A. Exhibir la gracia de Dios
Que Dios no retirara Su gracia después de la primera rebelión o de cualquier otra subsecuente, es en sí mismo gracia. Que no cesara de comunicarse con la humanidad después que ésta se apartó de El, es una gran maravilla. Que continuara proveyendo los medios a través de la revelación general por los cuales las personas pueden conocer algo acerca del Dios verdadero, exhibe Su gracia continua. Algunos son afectados positivamente y muestran evidencia de moralidad y a menudo buscan más verdad.
B. Dar apoyo al concepto del teísmo
Es una exageración decir que estos argumentos de la existencia de Dios demuestran que el Dios de la Biblia existe. Aunque algunas verdades tocante Dios se revelan por medio de la revelación general, muchas cosas importantes nunca serán reveladas por ese medio. Pero los interrogantes que provoca la revelación general y las respuestas que aporta, respaldan los alegatos del teísmo en contra de, digamos, el ateísmo, el agnosticismo, o la teoría de la evolución.
C. Condenar justamente a los que la rechazan
Estas líneas de evidencia colocan a los hombres y las mujeres no regenerados bajo la responsabilidad de dar alguna respuesta. La intención de Dios es que las personas puedan ver que una explicación mecánica, atea, irracional no es adecuada para dar razón por un mundo sumamente armonioso y los varios aspectos del hombre. La humanidad debe responder, reconociendo que detrás de todo tiene que existir un Ser viviente, poderoso, inteligente, sobrehumano.
Si los hombres no hacen ese reconocimiento mínimo pero crucial, sino que en vez de ello se desvían y ofrecen alguna otra explicación, entonces Dios es justo si los rechaza y no les ofrece más verdad. El rechazo de lo que se revela en la revelación general sea suficiente para condenar justamente. Pero esto no implica que la aceptación de la revelacion general es suficiente para efectuar la salvación eterna. No lo es, simplemente porque no incluye la revelación de la muerte redentora del Hijo de Dios.
Si lo que he dicho parece erigir un criterio doble, que así sea. No hay nada inherentemente malo en que existan dos criterios mientras que los dos sean justos. Y en este caso los dos lo son. No sería justo que la revelación general salvara si Dios proveyó un Cordero antes de la fundación del mundo para ser inmolado por el pecado. El dar la salvación aparte del Cordero sería una provisión injusta. Pero el no condenar a los que rechazan, en cualquier punto de su peregrinaje de rechazo, también sería injusto para un Dios santo. Así que el rechazo de las verdades de la revelación general trae condenación justa en cualquiera y en todas las ocasiones en que se rechace.
Si un estudiante preocupado va a donde está su compañero de estudios que necesita mil dólares para el pago de su cuota de enseñanza, y con un interés genuino caracterizado por el amor le ofrece diez dólares (lo cual es todo lo que él tiene); y si su billete de diez dólares es tirado despreciativamente al piso con un burlón “¿De qué ayuda me será ese poquito?”, ¿qué obligación tiene el estudiante de proveer ayuda adicional a su compañero de estudios? Si de pronto él pudiera contribuir con los mil dólares, ¿lo acusaría alguien de injusticia si él se lo diera a otro estudiante necesitado? Aceptar un regalo de diez dólares no “salvará” a la persona que necesita mil; pero el rechazarlo la condenará. No debemos olvidar que la mayoría de las personas que han vivido han rechazado la revelación de Dios dada por medio de la naturaleza, y la han rechazado con desdén y con la substitución deliberada de sus propios dioses. Ellos se han condenado a sí mismos, y cuando Dios los rechaza, lo hace justamente.

Ryrie, Charles Caldwell: Teologı́a Básica. Miami : Editorial Unilit, 2003, S. 35
LOS NOMBRES DE DIOS.

1. ELOHIM. Usado 2.570 veces, habla de la fortaleza y el poder de  Dios. (Gen. 1:1; Sal. 19:1)

 
2. EL. Encontramos cuatro combinaciones de este nombre:

            A. ELYON. Dios Altísimo. (Gen. 14:17-20; Isa. 14:13-14)
            B. ROÍ. El Dios que ve. (Gen. 16:13)
            C. SHADDAI. Todopoderoso, Omnipotente (usado 48 veces en          el Antiguo Testamento) (Gen. 17:1; Sal. 91:1)
            D. OLAM. El Dios eterno. (Isa. 40:28)

3. ADONAI. Maestro, Señor. Dios es dueño de su creación. (Mal. 1:6)

4. JEHOVÁ. El nombre más común de todos. Aparece 6.823 veces. Significa  “El que siempre vive”, el que tiene vida en sí mismo. Es el Dios del pacto. (Gen. 2:4) Aparecen nueve composiciones de este nombre:

            A. JIREH. Jehová proveerá. (Gen. 22:13-14)
            B. NISI. Jehová es mi estandarte. (Ex. 17:15)
            C. SHALOM. Jehová es paz. (Jue. 6:24)
            D. SABAOT. Jehová de los ejércitos. (1 Sam. 1:3; Isa. 6:1-3)
            E. MACCADDESHOEM. Jehová que santifica. (Ex. 31:13)
            F. ROHI (RAAH). Jehová es mi pastor. (Sal. 23:1)
            G. TSIDKENU. Jehová justicia nuestra. (Jer. 23:6)
            H. SAMA. Jehová allí, el Dios que está presente. (Ez. 48:35)
            I. RAFE. Jehová tu sanador. (Ex. 15:26)

Los Nombres y Títulos de Dios

Nuestra sociedad está en serios problemas. Durante los últimos cuarenta años ha habido un dramático descenso en la educación y la moral, y un ascenso igualmente dramático en el crimen, asesinatos, abortos, drogas, divorcios y otros males sociales.

Los expertos están esforzándose para entender las razones de esta declinación. ¿Es la economía? ¿Es la falta de grupos especiales de interés? ¿Tienen la culpa los grandes capitales? ¿O son los republicanos? ¿Tienen la culpa los demócratas?. La verdad es que casi todo lo que está mal en nuestra sociedad se debe al hecho de que como nación hemos estado perdiendo el conocimiento de Dios.

Casi todos los problemas de la vida y sus soluciones, son teológicos. La persona que accede a un conocimiento correcto de Dios se librará de un millón de otros problemas en la vida. La persona que tiene un errado concepto de Dios añadirá un millón de otros problemas a su vida. Difícilmente hay un problema en la sociedad que no pueda ser relacionado a ideas imperfectas acerca de Dios. Es imposible que in individuo mantenga sus buenas prácticas morales o que una sociedad mantenga sus valores correctos cuando su idea de Dios es errónea o inadecuada.

Esta declinación en el conocimiento de Dios nos ha traído casi todos nuestros problemas. Un redescubrimiento del conocimiento de Dios nos ayudará grandemente a solucionarlos. La obligación más importante para la iglesia hoy en día es purificar el concepto de Dios hasta que sea una vez más digno de El. Si recuperamos el verdadero poder espiritual para nuestras vidas y salud de nuestra nación, debemos pensar de Dios como El es, no como asumimos que es.

Una manera de aprender quién es realmente Dios, es aprendiendo Sus nombres que nos han sido revelados en la Biblia. Los nombres bíblicos son algo más que sílabas con sonidos llamativos. La mayoría de los nombres encontrados en las páginas de las Santas Escrituras revelan el carácter intrínseco y la naturaleza del que lo lleva. La Biblia revela que Dios tiene muchos nombres y títulos. Podemos entender mejor quién es Dios cuando estudiamos Sus nombres revelados en las Escrituras.

ELOHIM

“ELOHIM” es el primer nombre de Dios encontrado en el Tenach (Antiguo testamento). Está en Génesis 1:1 y es la tercera palabra de las escrituras hebreas: En el principio “Elohim” – “Dios.” Elohim es el nombre más comúnmente traducido como “Dios”. Elohim proviene de una raíz que significa “fuerza, capacidad, poder”. Se usa más de 2,300 veces en la escrituras para referirse al Dios de Israel. Elohim es inusual puesto que es plural. También puede traducirse como “dioses”. Éxodo 12:12 refiere “todos los elohim (dioses) de Egipto.” Este nombre plural que se usa para el Único Dios de Israel abre la puerta para la revelación de la naturaleza plural pero sin embargo singular de Dios que se revela más aún en el resto de las escrituras. Elohim se puede combinar con otras palabras. Cuando ello ocurre se enfatizan diferentes atributos de Dios.

Elohay Kedem – Dios del principio: (Deuteronomio 33:27). El Todopoderoso siempre fue y es. El es antes de todas las cosas en tiempo y en prioridad. El debe ser primero que todo en nuestros afectos. (ETERNIDAD)

Elohay Tz’vaot – Dios de las huestes, o Dios de los ejércitos: (2 Samuel 5:10). El Fuerte es un poderoso guerrero y es el comandante en jefe de los ejércitos del cielo y de Su pueblo en la tierra. (OMNIPOTENCIA)

Elohay Mishpat – Dios Justo: (Isaías 30:18). El Todopoderoso es perfectamente justo y traerá justicia perfecta al mundo. (JUSTICIA)

Elohay Selichot – Dios que perdonas: (Nehemías 9:17). Los hombres pueden ser lentos para perdonar, pero está en la naturaleza del Todopoderoso el perdonar. El deseo de Dios es concedernos su perdón. (MISERICORDIA, BONDAD)

Elohay Marom – Dios Altísimo: (Miqueas 6:6). Alturas significa supremacía de poder y posición. El Fuerte está supremamente exaltado. (INFINIDAD, OMNIPOTENCIA, INMENSIDAD)

Elohay Mikarov – Dios de cerca: (Jeremías 23:23). El Todopoderoso no está distante. Está cerca de Su creación. No ha creado el mundo y lo ha abandonado. La encarcanción de Yeshua expresa supremamente esta verdad. (OMNIPRESENCIA)

Elohay Chasdi – Dios de mi misericordia: (Salmo 59:10, 17). El Fuerte es Misericordioso y trabaja para hacernos misericordiosos. La vida y sacrificio de Yeshua es el ejemplo supremo de la Misericordia de Dios. (MISERICORDIA)

Elohay Mauzi – Dios de mi fortaleza: (Salmo 43:2). El Fuerte desea hacernos fuertes. Cuando nos damos cuenta que somos débiles, entonces El puede hacernos fuertes cuando estamos unidos a El. (VIDA, BONDAD, OMNIPOTENCIA)

Elohay Tehilati – Dios de mi alabanza: (Salmo 109:1). Dios es supremamente merecedor de nuestra alabanza. El desea ser el principal objeto de nuestras alabanzas así como de lo que hablamos y pensamos. (

Elohay Yishi – Dios de mi salvación: (Salmo 18:46, 25:5). La salvación está en una persona – Yeshua – no en un sistema de creencias o de buenas obras. La naturaleza y voluntad de Dios es salvar lo que se había perdido. La salvación debe ser personal. El Todopoderoso debe ser el Dios de mi salvación. (FIDELIDAD, AMOR,)

Elohay Elohim – Dios de dioses: (Deuteronomio 10:17). Hay otros llamados “dioses” y poderosos, pero el Fuerte es más poderoso que todos ellos. Aún ellos lo reconocen como el más poderoso. (ETERNIDAD, OMNIPOTENCIA, INMENSIDAD)

Elohay Tzur – Dios mi roca: (2 Samuel 22:47). Una roca es fuerte, sólida, confiable, duradera, útil como arma o para la defensa. El Todopoderoso es nuestra defensa eterna de la cual podemos depender puesto que El es fuerte y confiable. (FIDELIDAD, OMNIPOTENCIA, PACIENCIA)

Elohay Kol Basar – Dios de toda carne: (Jeremías 32:27). El Todopoderoso ha creado a todos los seres sobre la tierra y demanda que se conformen a Sus planes para ellos. (VIDA)

Elohay HaRuchot LeKol Basar – Dios de los espíritus de toda carne: (Números 16:22). Dios nos ha creado con dimensiones físicas y espirituales. El clama soberanía sobre cuerpo y alma, carne y espíritu. (VIDA)

Elohim Kedoshim – Dios Santo: (Levítico 19:2, Josué 24:19). El Todopoderoso es único, especial, singular. No hay nadie ni nada como El, ni nunca lo habrá. El es distinto de todos y de todo. El es puro y libre de cualquier error. (SANTIDAD)

Elohim Chaiyim – Dios vivo: (Jeremías 10:10). El Fuerte está vivo y es el dador de vida. El ha creado la vida y todo lo que vive. El quiere dar vida eterna y abundante. (VIDA)

EL

“EL” es otro nombre que se traduce como “Dios”. El es una forma simple relativa a Elohim. Se usa 200 veces en las escrituras. “El” es frecuentemente combinado con palabras que enfatizan diferentes atributos de Dios.

El HaNe’eman –Dios fiel: (Deuteronomio 7:9). Todo lo que el Todopoderoso dice y hace es 100% confiable. El es completamente confiable. (FIDELIDAD)

El HaGadol –Dios Grande: (Deuteronomio 10:17). El es grande en muchas maneras. Su naturaleza, Sus atributos, Sus obras, Su grandeza. (INMENSIDAD, INFINIDAD)

El HaKadosh – El Dios Santo: (Isaías 5:16). El Fuerte es Único. El es distinto de la creación. No hay nadie ni nada como El. (SANTIDAD)

El Yisrael – El Dios de Israel.: (Salmo 68:35). El Todopoderoso escogió a Israel y está para siempre conectado singularmente a Su pueblo elegido. (PACIENCIA, BONDAD, AMOR)

El HaShamayim –Dios de los cielos: (Salmo 136:26). El Fuerte ha creado los cielos. Su trono está en los cielos y El reina sobre las huestes celestiales. (OMNIPOTENCIA, INTELIGENCIA, INMENSIDAD, INMUTABILIDAD)

El Sali – Dios Mi Roca: (Salmo 42:9). El Todopoderoso es mi defensor, mi refugio, mi protección de todo ataque. (FIDELIDAD, AMOR, PACIENCIA, JUSTICIA)

El Simchat Gili – Dios de mi alegría y de mi gozo: (Salmo 43:4). El Fuerte es la fuente de tremenda alegría para mí. (VERDAD, FIDELIDAD, AMOR)

El Rah’ee –Dios que ve: (Génesis 16:13). El Todopoderoso ve y conoce todo. (SABIDURIA, INTELIGENCIA, OMNICIENCIA, OMNIPRESENCIA)

El HaKavod – El Dios de Gloria: (Salmo 29:3). Dios mismo es hermoso y es la fuente de toda belleza y creatividad. (INMENSIDAD)

El De’ot – El Dios de todo saber: (1 Samuel 2:3). El Todopoderoso conoce todo y es la fuente de todo conocimiento. Cualquier conocimiento que el hombre tenga, proviene de El. (SABIDURIA, INTELIGENCIA, OMNICIENCIA)

El Olam –Dios Eterno: (Génesis 21:33). El Todopoderoso es Eterno. El ha hecho el tiempo, la eternidad y el universo. El no tiene ni principio ni fin. (ETERNIDAD, INMUTABILIDAD)

El Emet – El Dios de Verdad: (Salmo 31:5). El Todopoderoso es la fuente última de la realidad. Todo lo que se relaciona con El es verdad y es real. (VERDAD, JUSTICIA)

El Emunah – El Dios de Verdad: (Deuteronomio 32:4). El Fuerte es completamente confiable. Uno puede confiar en El completamente, en esta vida y en el destino eterno. (VERDAD)

El Yeshuati – El Dios es Salvación mía: (Isaías 12:2). Dios mismo es la fuente de salvación. El quiere salvar a Su creación. Cada individuo debe personalmente conocerlo como el Dios de Mi Salvación. (AMOR, BONDAD, FIDELIDAD, PACIENCIA)

El Chaiyai – El Dios de mi vida: (Salmo 42:8). El Fuerte es la fuente de toda vida. El da vida, incluyendo la vida eterna. (VIDA, FIDELIDAD)

El Echad – Un mismo Dios: (Malaquías 2:10). El es el Único Dios Verdadero, el Todopoderoso. (OMNIPOTENCIA, OMNIPRESENCIA, OMNICIENCIA, INMUTABILIDAD)

El Rachum –Dios Misericordioso: (Deuteronomio 4:31). Su naturaleza es de amabilidad. El Todopoderoso está lleno de compasión y sentimiento por Su pueblo. El está completamente libre de crueldad o mezquindad. (MISERICORDIA)

El Chanun –Dios Clemente y Piadoso: (Jonás 4:2). Su naturaleza está llena de Gracia, para dar, generosa, aún cuando no lo merezcamos. (MISERICORDIA, BONDAD)

El Kana – El Dios celoso: (Deuteronomio 4:24). El Todopoderoso es extremadamente protector de Su pueblo y no quiere compartir nuestros afectos con otros “dioses”. Su mismo nombre y carácter es Celoso (Éxodo 34:14). (VERDAD, JUSTICIA)

El Tzadik –Dios justo: (Isaías 45:21). Todo lo que el Todopoderoso hace y dice es recto. Aunque haya mucha maldad en el mundo, El es completamente justo en todas sus obras. Eventualmente, El hará todo justo. (JUSTICIA)

El Shaddai – Dios el Todo Poderoso: (Génesis 17:1). “Shad” significa “pecho” en hebreo. Como una madre que amamanta Dios nutre y satisface completamente a Su pueblo y toma cuidado de todas sus necesidades. (OMNIPOTENCIA, INMENSIDAD)

El Elyon – Dios Altísimo: (Génesis 14:18). Altura significa poder y posición. El Todopoderoso está supremamente exaltado. (INMENSIDAD)

El Yeshurun – El Dios de Yeshurun: (Deuteronomio 33:26). Yeshurun significa “recto”, y es otro nombre para Israel. El Todopoderoso está para siempre conectado singularmente a Israel. El es Recto y hará que Israel sea completamente recto. (BONDAD, AMOR)

El Gibor –Dios Fuerte: (Isaías 9:6). Dios es un guerrero poderoso y la fuerza mayor en todo el universo. (OMNIPOTENCIA)

Immanu El – Dios con nosotros: (Isaías 7:14). El deseo de Dios es estar con nosotros. El nos ha creado de Su naturaleza para compartirse con nosotros para siempre. (OMNIPRESENCIA)

Es importante notar que Dios es Elohim, Eloah, Elah y El. El esa la fuente de todo poder, capacidad y fuerza. El es el más fuerte en el universo. Nadie es más poderoso que El. Podemos acercarnos al Todopoderoso, al Fuerte, que nos infundirá fuerza y nos capacitará para hacer todo lo que nos llame a hacer.

ELAH

“ELAH” es otro nombre que se traduce “Dios”. Se usa 70 veces en las escrituras. Se puede combinar con otras palabras para que se enfaticen diferentes atributos de Dios.

Elah Yerush’lem – Dios de Jerusalén: (Esdras 7:19). Dios está asociado de manera singular con Jerusalén. El está atado por siempre a la ciudad de Jerusalén. Es Su capital y habitación eternas. Será el futuro centro del universo.

Elah Yisrael – Dios de Israel: (Esdras 5:1). Dios está especialmente conectado con Israel y le ha placido llamarse Dios de Israel.

Elah Sh’maya – Dios del Cielo: (Esdras 7:23). El Fuerte ha creado los cielos. Su trono está en el cielo y El reina sobre las huestes celestiales. (INMENSIDAD, ETERNIDAD)

Elah Sh’maya V’Arah – Dios del Cielo y de la tierra: (Esdras 5:11). El Todopoderoso es el que reina sobre todo el universo. No hay nada que no esté bajo Su poder.

ELOAH

“ELOAH” es el singular para Elohim. Se usa 50 veces en la Biblia. Se traduce también como Dios.

YHVH

“YHVH” es un nombre que se traduce como “Señor”. Se usa aproximadamente 7000 veces en el Tenach, más que ningún otro nombre de Dios. Se refiere asimismo como el “Tetragrámaton”, que significa “Las cuatro letras” porque viene de las cuatro letras hebreas: Yud, Hay, Vav, Hay.

Este es el nombre memorial que Dios le reveló a Moisés en la zarza ardiente. “Y Dios le dijo a Moisés, YO SOY EL QUE SOY; y El dijo, esto les dirás a los hijos de Israel, YO SOY me ha enviado a ustedes…este es mi Nombre Eterno, y así es como me recordarán por todas las generaciones” (Éxodo 3:14-15). Aunque el nombre YHVH aparece en Génesis 2, Dios no se reveló a Sí mismo como YHVH hasta Éxodo 3 en conjunción con la creación de Israel.

Este nombre proviene del verbo hebreo que significa “ser”. YHVH enfatiza el Ser absoluto de Dios. El es la fuente de todo ser, toda realidad y toda existencia. El tiene el Ser inherente a Si mismo. Todo lo demás deriva su ser de El. YHVH denota la absoluta trascendencia de Dios. El está más allá de toda Su creación. El es sin principio ni fin. Porque El siempre es.

Aunque algunos pronuncian YHVH como Jehová o Yahweh, no conocemos ya más la pronunciación correcta. El pueblo judío dejó de pronunciar Su Nombre alrededor del tercer siglo DC por temor a violar el mandamiento “No tomarás el nombre de YHVH en vano” (Éxodo 20:7). De acuerdo a los rabinos, el Tetragrámaton no se puede pronunciar bajo ninguna circunstancia. Otro nombre, “Adonai”, se sustituye usualmente por el de YHVH.

Cuando YHVH se combina con otras palabras, se enfatizan los diferentes atributos del SEÑOR.

YHVH Elohim – SEÑOR Dios: (Génesis 2:4). Esta es una poderosa revelación de Dios como el Fuerte Quien es la totalidad del Ser, realidad y existencia. El es el Todopoderoso que tiene todo el poder y recursos para satisfacer todas las necesidades del hombre.

YHVH M’kadesh – El SEÑOR que santifica: (Ezequiel 37:28). El es santo, único, especial, singular. Hay un solo Dios y nadie ni nada como El. La santidad viene de acercarse a Adonai M’kadesh. Mientras más nos acerquemos más santos seremos.

YHVH Yireh – El SEÑOR proveerá: (Génesis 22:14). Adonai todo lo ve y está conciente de nuestros problemas y necesidades. El SEÑOR se ha comprometido a proveer por las necesidades de Su pueblo.

YHVH Nisi – El SEÑOR es mi milagro, o El SEÑOR es mi Estandarte: (Éxodo 17:15). Si necesitamos un milagro Adonai puede hacer uno para nosotros. El es nuestra bandera o estandarte. En medio de las batallas de la vida lo vemos Alto y Levantado. Si mantenemos nuestros ojos en El y lo seguimos seremos milagrosamente victoriosos.

YHVH Shalom – El SEÑOR es paz: (Jueces 6:24). “Shalom” significa totalidad, paz. El SEÑOR es completo en y por Si mismo. Adonai no necesita añadiduras a Su totalidad. Su deseo y propósito son restaurar la paz y totalidad a Su creación que ha sido fracturada por el pecado.

YHVH Tzidkaynu – El SEÑOR justicia nuestra: (Jeremías 33:16). El SEÑOR es perfectamente justo y recto en todo lo que dice y hace. Al entrar a una relación personal de fe con Adonai es lo que nos hace rectos. La rectitud salvadora última no proviene de guardar mandamientos o hacer buenas obras, sino de tener una relación correcta con Adonai Tzidkaynu y de ser declarados justos por El.

YHVH Rofehcha – El SEÑOR tu Sanador: (Éxodo 15:26). Adonai es el Gran Médico y la fuente última de toda sanidad – espiritual, física, emocional, mental, social, ambiental. Si necesitas alguna de estas sanidades, El es el primero a quien recurrir.

YHVH Tz’vaot – El SEÑOR de los ejércitos: (1 Samuel 1:11). El SEÑOR es el ser más poderoso y el más grande guerrero en el universo. Adonai es el general de Sus ejércitos en el cielo y en la tierra. El es el Supremo comandante en jefe

YHVH O’saynu – El SEÑOR nuestro hacedor: (Salmo 95:6). El SEÑOR es nuestro Creador. Dado que El es nuestro Creador El merece todo lo que tenemos y todo lo que somos.

EL MESIAS YESHUA ES YHVH

El SEÑOR que se reveló a Si mismo como YHVH en el Tenach se reveló a Si mismo como Yeshua en el Nuevo Testamento. Yeshua comparte los mismos atributos que YHVH y afirma ser YHVH.

El Mesías Yeshua tiene el mismo atributo del ser inherente en Si mismo: “Porque así como el Padre tiene vida en Si mismo, así le ha dado al Hijo el tener vida en Si mismo ” (Juan 5:26).

El Mesías Yeshua tiene el mismo atributo de sostener el universo: “Y El es antes de todas las cosas, y en El todas las cosas permanecen ” (Colosenses 1:17). “El sostiene todas las cosas por la palabra de Su poder” (Judíos mesiánicos – Hebreos 1:3).

El Mesías Yeshua afirmó ser YHVH. En Juan 8:56-9 Yeshua afirmó ser “YO SOY”. Cuando interrogado por algunos líderes judíos cómo pudo haber visto a Abraham, quien vivió 2,000 años antes que El naciera, Yeshua respondió: En verdad, en verdad les digo, antes que Abraham naciese, YO SOY. Por lo tanto ellos tomaron piedras para apedrearle, refiriéndose a Éxodo 3:14. Aquellos líderes de Israel entendieron que Yeshua estaba afirmando ser YHVH. Esto se comprueba cuando trataron de apedrearlo por lo que consideraron una blasfemia.

En Romanos 10:9 Pablo declara a la comunidad mesiánica en Roma: “si confiesas con tu boca a Yeshua como Señor…serás salvado”. Unos pocos versos después, en 10:13, Pablo sustenta esta declaración citando Joel 2:32: “A todo aquel que invoque el nombre del SEÑOR (YHVH), será salvado”. Invocar a Yeshua como Señor es equivalente a invocarlo como YHVH, porque Yeshua es YHVH-SEÑOR.

YAH

“YAH” es una forma corta de YHVH. Significa las mismas cosas que YHVH, y se usa aproximadamente 40 veces en las escrituras. Yah aparece primeramente en el libro de Salmos. El Salmo 122:3-4 dice que “Jerusalén se ha construido como una ciudad que es compacta, a la cual suben las tribus de Yah (el SEÑOR)” También se encuentra en la palabra compuesta “hallelu-Yah”, que significa alabado sea Yah (el SEÑOR).

ADONAI

“ADONAI” es el sustituto rabínico del Tetragrámaton. Se puede traducir literalmente como “mis señores”. Es una forma enfática de la palabra “Adon”, que significa “amo” o “señor”. Adonai se traduce usualmente como “Señor”. Se usa aproximadamente 450 veces. “Vi a Adonai (el Señor) sentado en un trono, alto y levantado, y sus faldas llenaban el templo” (Isaías 6:1)

Adonay HaAdonim – Señor de los señores: (Deuteronomio 10:17). Nuestro Señor es el Amo supremo, el Rey, el señor por sobre todos los poderes y autoridades que existen en el universo.

ADON

“ADON” significa “Señor”: (Isaías 10:33). Dios es el Amo. El reina y emite mandamientos. Nosotros debemos obedecer. ¿Es El tu Señor?

OTROS NOMBRES Y TITULOS DE DIOS EN EL TENACH

El Nombre: [HaShem] (Levítico 24:16)

Dios de Abraham, Dios de Isaac y Dios de Jacob: (Éxodo 3:15)

Dios grande, poderoso y temible: (Deuteronomio 10:17)

Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz: (Isaías 9:6)

Nuestro Padre: (Isaías 64:8)

Santo mío: (Habacuc 1:12)

Santo Espíritu: (Salmo 51:11)

Espíritu de Dios: (Génesis 1:2)

El Espíritu del Jehová el Señor: (Isaías 61:1)

Espíritu de Jehová, Espíritu de Sabiduría y de inteligencia, El Espíritu de Consejo y de Poder, El Espíritu de Conocimiento y de Temor de Jehová: (Isaías 11:2)

Santo de Israel (Salmo 78:41)

Justo: (Isaías 26:7)

Luz: (Salmo 27:1)

Luz de Israel: (Isaías 10:17)

Luz de las naciones: (Isaías 42:6)

Nuestra habitación: (Salmo 90:1)

Fortaleza: (Salmo 91:2)

Refugio: (Salmo 18:2)

Torre de refugio: (Salmo 61:3)

Refugio: (Salmo 46:1)

Escondite: (Salmo 32:7)

Fortaleza: (Salmo 46:1)

Escudo: (Salmo 18:30)

Roca: (Habacuc 1:12)

Roca de mi fortaleza: (Salmo 62:7)

Roca de Israel: (2 Samuel 23:3)

Piedra: (Salmo 118:22)

Piedra de Israel: (Génesis 49:24)

Piedra angular: (Salmo 118:22)

Mi parte en la tierra de los vivientes: (Salmo 142:5)

Mi parte de la herencia: (Salmo 16:5)

Mi copa: (Salmo 16:5)

Rama: (Zacarías 6:12)

Estrella: (Números 24:17)

Corona y Diadema: (Isaías 28:5)

Alfarero: (Isaías 64:8)

Clavija, Arco de Guerra: (Zacarías 10:4)

Esposo: (Isaías 54:5)

Hacedor: (Salmo 49:2)

Creador: (Eclesiastés 12:1)

Creador de Israel: (Isaías 43:15)

Pastor: (Génesis 49:24)

Pastor de Israel: (Salmo 80:1)

Mensajero del Pacto: (Malaquías 3:1)

Redentor: (Salmo 19:14)

Redentor de Israel: (Isaías 49:7)

Liberador: (Salmo 144:2)

Mi Misericordia: (Salmo 144:2)

Salvador: (Isaías 45:15)

El Rey: (Isaías 6:5)

Rey de Israel: (Sofonías 3:15)

Rey de Gloria: (Salmo 24:7)

Señor de toda la tierra: (Miqueas 4:13)

Anciano de Días: (Daniel 7:9)

El Altísimo: (Deuteronomio 32:8)

Pacto del pueblo: (Isaías 42:6)

Shiloh: (Génesis 49:10)

El Ángel: (Génesis 48:16)

El brazo del Señor: (Isaías 53:1)

Señor en Israel: (Miqueas 5:2)

Mesías el Príncipe: (Daniel 9:25)

NOMBRES DEL NUEVO TESTAMENTO

Hay riqueza aquí. Más que Jesús Cristo, o Dios el Padre, Dios el Hijo y Dios el Espíritu Santo.

NOMBRES DEL NUEVO TESTAMENTO PARA EL MESIAS YESHUA

Yeshua de Nazaret: (Mateo 26:71)

Mesías: (Juan 1:41)

El Hijo: (Juan 8:36)

El Hijo Unigénito: (1 Juan 4:9)

Hijo Amado: (Mateo 3:17)

Hijo de David: (Mateo 1:1)

La Raíz y el Hijo de David: (Apocalipsis 22:16)

Hijo de Abraham: (Mateo 1:1)

Simiente de Abraham: (Gálatas 3:16)

Hijo de José: (Juan 1:45)

Hijo del Hombre: (Mateo 26:64, ver Daniel 7:13)

Hijo de Dios: (Mateo 26:63)

Hijo del Padre: (2 Juan 1:3)

Hijo del Altísimo: (Lucas 1:32)

Hijo Unigénito de Dios: (Juan 1:18)

Primogénito: (Hebreos 1:6)

Primogénito de toda creación: (Colosenses 1:15)

Principio de la creación de Dios: (Apocalipsis 3:14)

Primogénito de entre los muertos: (Apocalipsis 1:5)

El ultimo Adán: (1 Corintios 15:45)

Rabino: [Maestro, literalmente”mi mayor” (Mateo 23:8)

Rey de Israel: (Marcos 15:32)

Rey de los judíos: (Mateo 27:37)

La Palabra: (Juan 1:1)

La Palabra de Dios: (Apocalipsis 19:13)

La Palabra de Vida: (1 Juan 1:1)

La Vida: (Juan 11:25)

YO SOY: (Juan 8:58, ver Éxodo 3:14)

SEÑOR: (Romanos 10:9-13, ver Joel 2:32)

Dios: (Juan 1:1)

El Hombre: (Juan 19:5)

Emmanuel: [Dios con nosotros] (Mateo 1:23, ver Isaías 7:14)

Maestro: [Jefe, Comandante] (Lucas 8:24)

El Esperado: (Lucas 7:19)

Salvador del mundo: (Juan 4:42)

Salvador de todos los hombres: (1 Timoteo 4:10)

El Liberador: (Romanos 11:26)

El Profeta: (Juan 1:25, ver Deuteronomio 18:15)

Santo: (Hechos 3:14)

Justo: (Hechos 3:14)

Príncipe: (Hechos 5:31)

Príncipe de Vida: (Hechos 3:15)

Viviente: (Lucas 24:5)

Juez de los vivos y de los muertos: (Hechos 10:42)

Piedra: (Marcos 12:10)

Piedra principal: (Marcos 12:10)

Pastor principal: (1 Pedro 5:4)

Buen Pastor: (Juan 10:11)

Pastor y Guardián de nuestras almas: (1 Pedro 2:25)

El Cordero: (Apocalipsis 5:12)

Cordero de Pascua: (1 Corintios 5:7)

Cordero de Dios: (Juan 1:36)

León de Judá: (Apocalipsis 5:5)

Abogado, Consejo par la defensa: (1 Juan 2:1)

Luz del mundo: (Juan 8:12)

Rey de Reyes y Señor de Señores: (Apocalipsis 19:16)

El testigo fiel: (Apocalipsis 1:5)

El Fiel y Verdadero: (Apocalipsis 19:11)

El Amén: (Apocalipsis 3:14)

Siervo: (Hechos 4:27)

Lucero de la mañana: (Apocalipsis 22:16)

Aurora de lo alto: (Lucas 1:78)

El Apóstol: (Hebreos 3:1)

El Gran Sumo Sacerdote: (Hebreos 4:14)

El Autor y Perfeccionador de la fe: (Hebreos 12:2)

El Escogido: (Lucas 9:35)

El Mediador: (1 Timoteo 2:5)

El Camino, La Verdad y La Vida: (Juan 14:6)

La Puerta: (Juan 10:7)

El Alfa y la Omega: (Apocalipsis 22:13)

El Primero y el Ultimo: (Apocalipsis 22:13)

El Principio y el Fin: (Apocalipsis 22:13)

La Cabeza del cuerpo, la Iglesia: (Colosenses 1:18)

Cabeza de todas las cosas: (Efesios 1:22)

Heredero de todas las cosas: (Hebreos 1:2)

La Imagen del Dios Invisible: (Colosenses 1:15)

Misterio de Dios: (Colosenses 2:2)

Cuerno de Salvación: (Lucas 1:69)

El Poder de Dios: (1 Corintios 1:24)

La Sabiduría de Dios: (1 Corintios 1:24)

El Amado: (Mateo 12:18)

El Novio: (Juan 3:29)

El Pan de Dios (Juan 6:33)

El Pan del Cielo: (Juan 6:32)

El Pan de Vida: (Juan 6:35)

La Viña Verdadera: (Juan 15:1)

El labrador: (Juan 15:1)

La Resurrección (Juan 11:25)

NOMBRES DEL NUEVO TESTAMENTO PARA DIOS EL PADRE

Padre: (Mateo 6:9)

Abba: [Papi] (Romanos 8:15)

Dios el Padre: (2 Timoteo 1:2)

Padre de nuestro Señor Yeshua el Mesías: (Colosenses 1:3)

El Padre de las luces: (Santiago 1:17)

El Padre de Gloria: (Efesios 1:17)

El Padre de los espíritus: (Hebreos 12:9)

Padre de misericordias: (2 Corintios 1:3)

Dios (Elohim): (2 Corintios 9:7)

El Dios de nuestros padres [Elohay Avotaynu]: (Hechos 7:32)

El Dios de Abraham, Isaac y Jacob [Elohay Avraham, Yitzchak v’Yaakov]: (Hechos 7:32)

Dios de todo consuelo [Elohay Kol HaNechamah]: (2 Corintios 1:3)

Dios de paz [Elohay Shalom]: (Hebreos 13:20)

El Dios de Gloria [Elohay Kavod]: (Hechos 7:2)

El Dios viviente [Elohay Chaiyim]: (2 Corintios 3:3, 6:16)

El Dios de Israel [Elohay Yisrael]: (Mateo 15:31)

Señor Dios [YHVH Elohim]: (Hechos 3:22)

Señor Dios de Israel [YHVH Elohay Yisrael]: (Lucas 1:68)

Señor Todopoderoso [YHVH Shaddai]: (2 Corintios 6:18)

El Todopoderoso [Shaddai]: (Apocalipsis 1:8)

Poder [Ha Gevurah]: (Marcos 14:62)

El Creador [HaBoray]: (Romanos 1:25, 1 Pedro 4:19)

Dios el Más Altísimo [El Elyon]: (Hebreos 7:1)

La Naturaleza Divina: (Romanos 1:20, 2 Pedro 1:4)

Señor de los ejércitos: [YHVH Tz’vaot] (Santiago 5:4)

La Gloria Majestuosa: (2 Pedro 1:17)

La Majestad: (Hebreos 1:3)

El Rey de las naciones: (Apocalipsis 15:3)

Legislador y Juez: (Santiago 4:12)

El Rey Eterno Inmortal e Invisible: (1 Timoteo 1:17)

Soberano: (1 Timoteo 6:15)

Cielo: (Mateo 21:25)

Fuego Consumidor: (Hebreos 12:29)

NOMBRES DEL NUEVO TESTAMENTO PARA EL ESPIRITU DE DIOS

El Espíritu: (Romanos 2:29)

El Espíritu Santo: (Lucas 3:16)

El Espíritu Santo de Dios: (Efesios 4:30)

El Espíritu Santo de la Promesa: (Efesios 1:13)

El Espíritu del Dios Viviente: (2 Corintios 3:3)

El Espíritu del Señor: (Lucas 4:18)

El Espíritu Eterno: (Hebreos 9:14)

El Espíritu de Verdad: (Juan 15:26)

El Espíritu de Yeshua: (Hechos 16:7)

El Espíritu de Yeshua el Mesías (Filipenses 1:19)

El Espíritu del Mesías: (Romanos 8:9)

El Espíritu de Dios: (Romanos 8:9)

Ayudador o Consolador: (Juan 14:26)

El espíritu Santo es comparado con:

Vestiduras (Lucas 24:49): Porque nos reviste con poder de lo alto.

Una paloma (Mateo 3:16): Porque una paloma es símbolo de pureza, paz, y vuela en los cielos y fue usada como sacrificio por los pobres.

Una promesa, dinero empeñado (2 Corintios 1:22): Porque El es la promesa y el Adelanto de nuestra herencia.

Un sello (Efesios 1:13): Porque un sello protege, asegura y demuestra propiedad.

Fuego (Hechos 2:3): Porque el fuego separa las partes impuras de las puras, limpia y purifica.

Aceite (Hechos 10:38): Porque el aceite se usó para unción, sanidad, alimento y ardió para dar luz.

Agua (Juan 7:38): Porque el agua es simple y sin embargo misteriosa. Es insípida, incolora, transparente y boyante. Puede sostener un gran barco. Se usa como transporte. El Espíritu Santo nos sostiene y transporta a través de este mundo hasta el Mundo Venidero. El agua limpia y refresca. Con agua hay vida, crecimiento y fructificación. Sin agua hay desierto.

Viento (Juan 3:8): Porque no podemos ver el viento pero podemos ver sus resultados. Así como el viento sopla donde quiere, así el Espíritu de Dios es soberano. Da dones como quiere. El viento puede ser poderoso como un tornado o huracán, o ser una brisa refrescante.

Aliento: (Juan 20:22). Sin aliento morimos. El aliento de Dios nos da vida. Tenemos vida e intimidad con Dios por Su Espíritu que habita en nosotros.

Vino: Porque no debemos embriagarnos con vino, sino ser llenos del Espíritu Santo. (Efesios 5:18).

Escrito por

Loren Jacobs

TETRAGRAMATON

YHWH_fancy


– YOD HEI VAV HEI – YHVH – YAHVEH – JEHOVA

(YO SOY EL QUE SOY, EL QUE EXISTE POR SI MISMO)

EHYEH – YO SOY

ADON (singular) – ADONAI (plural) – DIOS, MI SEÑOR

ELOHA (singular) – ELOHIM (plural) – DIOS

EL SADDAI – DIOS OMNIPOTENTE

Shemá, Israel, Adonai, Eloheinu, Adonai Ejad.

Oye, Israel: Jehová nuestro Dios, Jehová uno es

(Deuteronomio 6:4)

5 Comments »

  1. hola me encanta ver la revelacion que tienen sobre el eterno

    Comment by mela1985 | March 17, 2012 | Reply

    • Creo que es la revelacion que El mismo nos ha dado en su palabra.
      Que el Eterno le bendiga

      Comment by filibertosolis | March 21, 2012 | Reply

  2. Loren Jacobs….De mi para ti Num.6:24
    GRACIAS.

    Comment by SILVIA MARTINEZ RAMIREZ | June 17, 2012 | Reply

  3. Que bueno que difundan esta información es de gran utilidad para los alumnos de los diferentes institutos de la ICIAR. Que Dios les bendiga

    Comment by Yola Quijano | August 27, 2015 | Reply

    • Gracias a Dios que le puede ser útil. Ayudemos a difundir el sitio por favor.
      Dios le bendiga.

      Comment by filibertosolis | August 27, 2015 | Reply


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: